Mis descubrimientos de 2018


Aunque ya os felicité por Instagram, como éste es el primer post del año en el blog, no quería perder la ocasión de desearos que tengáis un fantástico 2019, y daros las gracias por estar al otro lado de la pantalla un año más. Sé que últimamente no he podido actualizar el blog con la frecuencia que me hubiera gustado, mas espero que a partir de ahora consiga organizarme mejor, porque tengo muchas cosas interesantes que contaros. Como no podía ser de otra manera, empezamos con el post de mis descubrimientos de 2018 que, por cierto, como os podéis imaginar, me ha costado muchísimo reducir tan sólo a 14 productos, pero si no, el post se hubiera hecho interminable. Os recuerdo que no se trata de una selección de mis productos favoritos del año, ni de los que más he utilizado, sino de los que he probado por primera vez a lo largo de 2018 y me han parecido todo un descubrimiento.


1. Para seros sincera, la mayoría de las fragancias que probé durante el año pasado, no me parecieron nada destacables, salvo tres o cuatro que sí me gustaron bastante. Aunque también es cierto que tan sólo una de ella me enamoró desde el primer momento y a día de hoy forma parte de mis perfumes favoritos con los que siempre repito cuando se me acaban. Se trata de Mon Guerlain Florale de Guerlain, una versión algo más suave y sutil del perfume inspirado en Angelina Jolie que la Maison lanzó en 2017, pero igualmente muy femenina, elegante y sensual. Entre sus principales notas olfativas encontramos jazmín Sambac y lavanda, así como peonía y otras notas florales que aportan mucha delicadeza a la fragancia, que culmina con notas de vainilla que le dan ese toque sensual. En mi opinión, es toda una obra maestra, guardada en un frasco que es una auténtica joya. Sé que los perfumes son algo muy personal y cada una tenemos nuestros propios gustos pero aun así, si todavía no habéis probado esta fragancia, os recomiendo le deis una oportunidad, porque estoy segura que a muchas os va a enamorar.


2. Si bien no me ha costado nada elegir el perfume de 2018, con el maquillaje lo he tenido muy difícil, y muchos productos buenos se han quedado fuera de la lista de mis descubrimientos del año pasado. Pero uno que sí o sí he tenido que incluir es la prebase SOS Primer de Clarins en el tono 02 Peach. De todos los tonos que forman parte de esta colección que lanzó Clarins a principios del 2018 y de la que os hablé con todo lujo de detalles en este post, sin duda, éste es al que más partido he sacado, ya que es de lo más versátil. Lo he usado tanto como primer para todo el rostro, como para corregir algunas imperfecciones localizadas, e incluso como base de maquillaje, en las ocasiones en las que no necesitaba mucha cobertura y sólo buscaba igualar el tono. Con todo esto, cómo no se iba a convertir en uno de mis imprescindibles en el neceser de maquillaje.

3. Durante el 2018 también probé muchas bases de maquillaje, algunas de ellas muy buenas, pero tan sólo dos podría calificar como mi "descubrimiento del año", y como una de ellas en realidad la he usado muy poco tiempo durante las últimas semanas de diciembre (no os preocupéis, que muy pronto os hablaré de ella), en este post sólo he incluido la otra con la que tuve un flechazo y es Skin Ilusion de Clarins. Como ya os hablé de esta base de maquillaje hace relativamente poco, no me voy a extender mucho, sólo os diré que si buscáis una base de maquillaje ligera con efecto piel desnuda y un acabado natural y luminoso, ésta es vuestra base.

4. Aquellas de vosotras que me conocéis un poco mejor, sabéis que los iluminadores en stick me gustan mucho, ya que es un formato que me resulta muy cómodo en mi día a día. Así que cuando encuentro uno que no tenga partículas de purpurina demasiado evidentes y que no sea excesivamente llamativo, pero que a la vez realce las zonas en las que lo aplico como si se tratara de la luminosidad natural de la propia piel, éste automáticamente se convierte en favorito, como ha sido el caso de Longwear Highlighter Shaping Stick de la gama Infallible de L´Oréal, y más concretamente el tono 501 Oh my Jewels. Es un tono champán rosado que queda absolutamente precioso. A pesar de tener una textura en crema, no resulta nada graso y tiene una duración buenísima. Se integra muy bien en la piel y deja este efecto ligeramente húmedo que tanto me gusta en cuanto a iluminadores se refiere. Si aún no lo habéis probado, ya estáis tardando. No digo más.

5. De todos los labiales que he probado a lo largo de 2018 me quedo con dos, eso sí, en diferentes formatos. Uno de ellos es la icónica barra de labios Rouge G de Guerlain. El tono 62 Antique Pink me ha conquistado por lo favorecedor y ponible que resulta. Además del color en sí, me encanta la textura que tienen estos labiales: no es excesivamente cremosa pero es muy agradable de llevar y tiene una duración bastante buena. Además, su fórmula está enriquecida con jojoba y la manteca de mango contribuyen a hidratar y nutrir los labios, algo que se agradece mucho. Otra característica que me gusta mucho de Rouge G es que podemos elegir la carcasa que más nos guste y además personalizarla con nuestro nombre o lo que queramos poner, y así tener una barra de labios que se ajuste al 100% a nuestro estilo personal. Si no conocíais esta opción y queréis saber más sobre el tema, podéis echar un vistazo a este post.

6. El otro labial al que me refiero y que me ha parecido un gran descubrimiento es Water Lip Stain de Clarins. De los cuatro tonos que tengo, el que sin duda se ha convertido en un básico en mi neceser es el 04 Violet Water, un tono frambuesa preciso. En el post que dediqué a estos labiales os conté por qué me gustaban tanto, pero en líneas resumidas, Water Lip Stain me han conquistado por su textura ultra ligera, por lo confortable que resulta llevarlos, por la posibilidad de modular la intensidad del color y, por último, aunque no menos importante, por la duración que tienen.


7. Y si en el apartado de maquillaje me costó un montón quedarme sólo con cinco productos, elegir sólo cuatro de cuidado facial ha sido un complicadísimo. De hecho, he tenido que tachar varios productos de la lista inicial que me hice porque si no, el post se hacía demasiado largo, e incluso llegué a pensar en hacer un post con mis descubrimientos de maquillaje, y otro de skincare, pero al final eliminando algunos productos de cada categoría, conseguí reducir el tamaño de la lista que me había hecho inicialmente. Así que os aseguro que los cinco productos de cuidado facial de los que os voy a hablar, son lo más de lo más. El primero de ellos es AQUA URBAN Invisible Shield de GALÉNIC. Ya os he hablado de él y os lo enseñé en el post de favoritos de octubre, así que no me voy a extender mucho. Sólo deciros que es uno de estos productos que una vez que pruebas, por mucho que te gusta probar cosas nuevas, no cambias por ningún otro. O dicho con otras palabras, por fin puedo afirmar que he encontrado MI filtro solar urbano. Ya se me está acabando y lo repondré sí o sí.



8. Otro gran descubrimiento, del que incluso ya tengo repuesto, es el sérum Capture Youth Glow Booster de Dior, del que también os hablé hace un par de meses. No os puedo explicar con palabras lo bonita que deja la piel desde la primera aplicación. Es algo increíble. Con deciros que si tuviera que destacar tan sólo un único producto de todos los que he probado a lo largo de 2018, sería éste sin duda, os podéis imaginar lo mucho que me gusta Capture Youth Glow Booster. Como ya os comenté en su momento, se trata de un sérum que aporta muchísima luminosidad a la piel y hace que se vea realmente preciosa gracias a su fórmula que combina ácido alfa-hidróxido con otros ingredientes como el extracto de ciruela de Murunga y el extracto de lirio. Es cierto que tiene un precio elevado, pero os aseguro que merece muchísimo la pena, y os lo recomiendo especialmente si tenéis la piel apagada.

9. El tercer producto de cuidado facial que decidí mantener en la lista de mis descubrimientos del año es DermoPure Oil Control 10% Hidroxiácidos de Eucerin. Se trata de un cuidado renovador de la piel que forma parte de la gama anti-acné de la marca de la que ya os hablé. En principio está indicado para tratar y prevenir la aparición de granitos, así como para tratar las marcas de acné, pero por los ingredientes que contiene su fórmula, hidroxiácidos como el ácido glicólico, el ácido salicílico y el ácido polihidroxi, yo lo utilicé a modo de peeling químico durante 14 días para mejorar la textura de la piel, igualar el tono, aclarar alguna que otra marquita, etc. Naturalmente, el efecto es mucho más suave que el peeling químico realizado en un centro de estética, pero en mi caso fue justo lo que necesitaba mi piel en aquel momento, y quedé encantada con el resultado. Creo que como tratamiento puntual un par de veces al año, viene genial.

10. Un producto que suponía una auténtica experiencia sensorial cada vez que lo utilizaba y que no podía faltar en la lista de mis descubrimientos de 2018 es Belle de Jour Sacred Lotus Oil de KENZOKI. Como os comenté en el post en el que os hablé sobre la gama Belle de Jour, este aceite no sólo proporcionaba bienestar y confort a mi piel, sino a mí misma. Incluirlo en mi rutina de noche fue todo un acierto ya que era como una terapia de relajación después de un día ajetreado y estresante. Si aún no habéis probado éste o cualquier otro producto de esta gama de KENZOKI, os animo a que lo hagáis en cuanto podáis porque son una auténtica pasada en cuanto a texturas, aroma, y resultados, por supuesto.

11. No sé a vosotras, pero a mí los labios se me suelen resecar con bastante facilidad, así que siempre tengo a mano alguno. Es de lo más normal encontrar alguno o más en mis bolsos, neceseres, en algún bolsillo, en la mesilla de noche, incluso en el coche tengo un par de ellos, ya sabéis "por si acaso". Sí, se podría decir que soy algo así como la loca de los bálsamos labiales, pero no soporto tener los labios con pielecillas y resecos. Por la misma razón suelo probar muchos bálsamos, y entre las nuevas incorporaciones de 2018 en mi particular colección, sin duda, destacaría el bálsamo labial de la gama Cold Cream de Avène. En más de una ocasión me ha salvado los labios no sólo a mí, sino también a mi hija, ya que también es apto para usarlo en niños mayores de 2 años, y éste es un punto más a su favor.



12. A nivel de cuidado capilar me quedo con dos productos nada más. En realidad uno de ellos es más bien una herramienta y la que ya os mencioné en uno de mis últimos posts. Se trata del cepillo Natural Fiber de BETER. Como os comenté en su momento, desde que lo tengo, no uso otro. Es el que mejor me desenreda el pelo sin tirones, y sin partirlo de todos los que he probado a lo largo de mi vida. Hasta le compré uno a mi princesa porque ella tiene el pelo muy rizado y con los otros, supuestamente indicados para este tipo de cabellos no había manera, y cada vez que llegaba el momento de peinarla tocaba que jugar al gato y al ratón. Desde que tenemos este cepillo el cuento ha cambiado, y ahora puedo pasarme hora peinando tranquilamente a mi pequeña Rapunzel.

13. El otro producto al que me refería es el champú TRIPHASIC de RENE FURTERER, del que ya he utilizado dos frascos, y que seguramente seguiré usando durante este año. Este champú es el complemento ideal a los tratamientos anti-caída a los que yo suelo recurrir dos veces al año. Me ha conquistado entre otras cosas porque además de no contener siliconas en su fórmula, es muy fácil desenredar el pelo después de utilizarlo, y me encanta lo brillante y suave que lo deja. Ahora que lo pienso, en el post de descubrimientos del 2016 el único producto de cuidado capilar también era de RENE FURTERER, y es que desde que probé por primera vez esta marca hace ya muchos años, no deja de sorprenderme con productos tan maravillosos con el champú TRIPHASIC.


14. Estos trece productos han sido mis grandes descubrimientos de 2018, pero no quiero terminar el post, sin hacer mención especial a las toallitas Näps que también probé por primera vez el año pasado en un evento organizado por la marca, y he de reconocer que desde entonces siempre me acompañan en mi rutina de limpieza facial. Me resultan súper prácticas tanto a la hora de desmaquillarme como para retirar mascarillas, aunque también les doy otros usos, que si os interesa os puedo contar en otro post, ya que éste ya ha quedado demasiado largo.

Si habéis llegado hasta aquí os merecéis un enorme ¡gracias! Soy consciente de que el post de hoy se me ha ido un poco de las manos, pero espero que al menos os haya parecido entretenido. Prometo que los próximos van a ser mucho más cortos.

Contadme, ¿cuáles han sido vuestros descubrimientos o productos favoritos de 2018?

2 comentarios

  1. Feliz año, guapa! A mí también me gusta mucho este perfume de Guerlain. Del resto de productos no he probado nada, pero me apunto el protector solar y el serum de Dior. Aunque la verdad es que todo tiene muy buena pinta.
    Un besazo.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!