Beauty tips para el invierno


En más de una ocasión os he comentado que soy más de invierno que de verano. Quizás a muchas de vosotras os choque esto, pero desde pequeña siempre he tolerado mejor el frío que el calor. No obstante, tengo que confesar que en días como los que estamos teniendo esta semana en los que las temperaturas de repente se han desplomado y toda la Península está atravesando una ola de frío polar, añoro los días de sol y el calor del verano. Por suerte, según los meteorólogos, el temporal va a pasar en un par de días y las temperaturas van a subir. Aún así, todavía nos quedan unos dos meses de invierno así que he pensado que podría seros útil que haga una especie de actualización del post que publiqué hace ya muchos años sobre los cuidados de la piel en invierno.


En invierno, a causa del frío, el viento, la calefacción, así como el cambio brusco de frío a calor, la piel del rostro no sólo se deshidrata, es más propensa a sufrir dermatitis u otras alteraciones, sino también la de las manos y pies que suelen ser los grandes olvidados. Incluso nuestros ojos se pueden resentir debido a la menor humedad durante esta época del año. No obstante, con unos sencillos gestos podemos reducir los estragos causados por el frío.

  • Siempre solemos centrarnos en la piel, y nos olvidamos de otras partes de nuestro cuerpo que también sufren por el frío y la sequedad en el ambiente debido a la calefacción, como por ejemplo nuestros ojos que, en esta época del año, se resecan y podemos notar que nos escuecen e incluso tener la sensación de que nos ha entrado algo en el ojo. Esto se soluciona fácilmente utilizando de 2 a 4 veces al día lágrima artificial. En caso de que seáis, como yo, usuarias de lentes de contacto es recomendable recurrir a las lentillas desechables, que al ser nuevas tienen una mejor oxigenación al no tener acumulación de proteínas. Otra muy buena opción es usar gafas que, además, protegen nuestros ojos del viento. Hoy día existen muchas webs donde comprar gafas graduadas online de manera fácil y a buen precio, así que no hay excusa para no hacernos con unas aunque sea sólo para usarlas en momentos puntuales para dar un descanso y mayor confort a nuestros ojos.


  • Debido a las condiciones climatológicas durante esta época del año nuestra piel se deshidrata con más facilidad, por lo que conviene utilizar productos que eviten este proceso. Tenemos que procurar reducir al máximo el uso de limpiadores astringentes, y preferiblemente sustituirlos por leche limpiadora que tiene una fórmula mucho más afín a nuestra piel. Por supuesto, elegir una buena crema hidratante es fundamental para minimizar los efectos del frío, pero a pesar de que nos pueda parecer positivo aplicar una capa más gruesa de lo habitual, es mejor no hacerlo ya que no sólo no vamos a conseguir más hidratación, sino que el exceso de producto "sellará" las células muertas y hará que nuestra piel se vea más apagada. Para una mejor hidratación es aconsejable utilizar un sérum ya que son más concentrados en activos y penetran mejor.

  • En los días de frío tampoco tenemos que olvidarnos de proteger nuestras manos y pelo. Los guantes y el gorro pueden ser algo incómodos, pero muy necesarios en invierno. A la hora de lavarnos las manos es importante hacerlo con agua tibia, ya que tanto la caliente como la fría nos resecarán aún más la piel. Y en esta época más que nunca, después de lavárnoslas, debemos aplicarnos una crema de manos con efecto barrera. En cuanto al cabello, además de llevar gorro, se recomienda usar champús suaves, a ser posibles sin sulfatos, y si pueden contener agentes hidratantes y nutritivos, mejor que mejor. Para mantener el pelo sano y brillante durante los meses de invierno, también ayuda el reducir el uso de secadores y planchas. Indudablemente es mejor dejar que el pelo se seque al aire, eso sí, nunca hay que salir a la calle con el pelo mojado, porque además pillar un buen resfriado nos arriesgamos a que el pelo, al absorber la humedad, se hiele y eso puede provocar que las fibras capilares se rompan.


Y por último, no olvidéis que llevar una dieta saludable durante estos meses hará que se noten mucho menos los estragos que causan las bajas temperaturas en la piel. Los alimentos con alto contenido de vitamina C y antioxidantes tienen que estar presentes en nuestra dieta más que nunca y, por supuesto, aunque suene a tópico, no olvidarse de beber mucha agua.

Redordad también que, aunque estamos en invierno, hay que proteger la piel de sol así que no olvidéis aplicaros un protector solar antes de salir de casa, y sobre todo si vais a esquiar.

Y vosotras, ¿sois más de invierno o de verano? ¿Cuáles son vuestros trucos para cuidar la piel durante los meses de frío?

2 comentarios

  1. Yo no soy nada friolera, pero madre del amor hermoso, el frío que ha hecho esta mañana. Muy buenos tips, tomo nota.
    Un besazo.

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!